POSTED BY fundacioncompartir | Jul, 25, 2017 |
Me encantaría poder transmitir otra información en cuanto a lo que les toca vivenciar a los niños en este presente, ya que he podido presenciar a lo largo de mucho tiempo viviendo en distintas comunidades indígenas.
La economía nacional e internacional y sus efectos no han dejado de afectar en forma directa y profunda también a los niños indígenas trayendo como consecuencia en muchas de las comunidades la falta de alimento casi a diario, semana tras semana, mes tras mes y año tras año.
Los índices de desnutrición y mortandad en Argentina son altísimos, el promedio de niños indígenas muertos por día asciende a los cinco; Sumándose a esto las enfermedades no tratadas por falta de atención medida en algunas zonas más que en otras.
Sin dejar de tener en cuenta que todavía el racismo se encuentra latente y uno puede lamentablemente palparlo, esto conlleva a muchas de las comunidades y hago énfasis especialmente en los niños a sufrir por la falta de aceptación solo por ser indígenas, cayendo muchos de ellos en una situación de dolor y renuncia a sus propios orígenes sin lograr a cambio integrarse de forma completa en la cultura actual de Argentina, llevándolos a estar en una situación de identidad indefinida, porque para muchos de los nativos ser indígena significa ser marginados, despreciados, ultrajados, despojados, humillados ya que la sociedad actual no actúa muy diferente de lo que hicieron nuestros antecesores los conquistadores  españoles en el tiempo de colonizar los pueblos originarios.
Todavía resuenan en la memoria de los mayores su historia como pueblo, acerca de las famosas campañas del desierto y las multitudinarias masacres a sus antecesores, he podido conocer algunos de los lugares en donde se encuentran algunas de las fosas más grandes, en donde fueron asesinados y sepultados cientos de cientos de indígenas, esperando que algún día los derechos de sus pueblos, de los que no pudieron gozar ellos, le sean practicado a la descendencia actual, los niños indígenas  de este presente.

La situación actual de la niñez y la adolescencia en Argentina puede analizarse sobre la base de las brechas existentes entre la realidad actual y el cumplimiento pleno de los compromisos asumidos por el país, teniendo en cuenta lo contemplado en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), y los Objetivos de Desarrollo del Milenio ( ODM ). La CDN considera a todos los niños, niñas y adolescentes sujetos de derecho. Este documento ratificado por Argentina en 1990, configura el horizonte al cual deben apuntar los esfuerzos de las políticas públicas y el accionar de la sociedad en temas que afectan a las personas menores de 18 años.

Los derechos que se presentan en la CDN pueden agruparse en:

Derecho a la salud, a la nutrición y al desarrollo infantil integral temprano

Derecho a la educación

Derecho a la protección especial

Derecho a la participación

Derecho de la identidad

En su conjunto, un ambiente donde se respeten plenamente todos estos derechos se configura como un Entorno Protector de los niños, niñas y adolescentes que pueda concretizarse a nivel de comunidad, municipio, provincia y estado nacional. La variedad de derechos contemplados no implica supremacía o mayor importancia de unos sobre otros. Hay claras sinergias entre el derecho a la identidad y el ejercicio de todos los otros derechos, entre el derecho a salud y nutrición y el ejercicio del derecho a la educación. Por otro lado el derecho a medidas de protección especial, dedicadas a re-establecer derechos ya vulnerados,  se hace evidente esencialmente situaciones donde el ejercicio de derechos básicos como aquellos antes mencionados no se concretizo en medida suficiente.

Autor: Edgar Mazzalay

TAGS :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *