POSTED BY fundacioncompartir | Jul, 21, 2017 |

Existen distintas formas de construcción, en el caso de la mayoría de las comunidades las viviendas son hechas de palos enramadas y pajas cubiertas de barro; una de las mayores afecciones del norte argentino en cuanto a las plagas es el mal de chagas, dejando notables y dolorosas huellas en la sociedad lugareña. Una de las formas más eficaces en cuanto a la erradicación de mal de chagas es la construcción de viviendas mejoradas, usando en su mayoría materiales autóctonos con la simple implementación de una mínima cantidad de cemento a la hora de preparar adobes con lo cual de suplanta el uso de ramas en paredes y el uso de techos de condición similar a los usados en la construcción clásica.

Este sistema es de sencilla implementación y  de inferior costo comprobado, en comparación a cualquier otro tipo de  construcción clásico, permite también que los mismos propietarios con la guía correspondiente, puedan ser protagonistas directos de alcanzar dignidad no solo por obtener una nueva vivienda mejorada,  si no que también convirtiéndose ellos mismos en agentes de cambio apuntando a la erradicación del mal de chagas.

Estamos trabajando en la formación de equipos dedicados en exclusivo al desarrollo de esta tarea; integrando en la misma a otras ONG o instituciones ligadas a la ardua tarea de apalear las palpables situaciones con respecto a las viviendas.

TAGS :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *